5 preguntas con… María Ptqk

5 preguntas con… María Ptqk

Unos diez años con blogs y entendiendo la red como un lugar para la investigación de contenidos: María Ptqk trabaja como consultora cultural y realiza proyectos de comisariado. En twitter es @ptqk.

1: La red. En tu blog (ptqkblogzine.net) lanzas contenidos culturales de alto nivel. ¿Cómo defines el tono de la escritura?

foto Muns Brunet Navarro

foto Muns Brunet Navarro

María Ptqk: No me identifico con la idea de que haya cultura de alto o bajo nivel, pero entiendo que te refieres a que son contenidos que suponen un marco de referencias bastante amplio, y eso es verdad. Hay quien dice que tengo un tono fresco, cercano… En todo caso es poco solemne, desacomplejado.

Es una cuestión de registros. Los registros sirven para acotar territorios, para definir quién puede expresarse respecto a qué y cómo debe hacerlo. Son fronteras, interfaces. En mi blog creo un espacio donde me salto las normas de la crítica cultural, para hablar de lo que quiero y como quiero. Es casi una postura ética porque me importa reivindicar el conocimiento como un lugar de intercambio, de libertad, de empoderamiento, de realización, cuanto más accesible, mejor. Hay que dejar de tratar al arte y la cultura como si fueran monumentos, no les hacemos ningún favor.

Por otro lado, también creo que esa mezcla de registros corresponde más con la manera en la que, de hecho, vivimos la experiencia cultural. Cuando lees un libro o visitas una exposición, en tu cabeza se mezclan referentes teóricos o artisticos con recuerdos de experiencias propias o pensamientos muy banales. Todo eso conforma la experiencia cultural, reducirla a uno solo de esos registros es aplanarla.

2: El pensamiento (para poner un nombre al contexto que se ha encargado de las ideas, la discusión crítica, el repensar el mundo…) ha visto en la academia un lugar legitimado y seguro. Digamos que te mueves tanto en contextos de carácter académico (pienso en investigación) como alternativos. ¿Existen distancias? ¿Existen puntos de encuentro?

Ptqk: Por desgracia, mi relación con la academia siempre ha sido complicada. Precisamente mi blog es un lugar en el que suplo esa carencia, en el que me creo mi propio espacio de investigación y encuentro con personas con intereses similares.

Pero volviendo a tu pregunta: la academia está alejada de la realidad, eso lo sabe ella misma. Es comprensible porque es institución y por lo tanto es de un natural lento, conservador en el sentido de que no puede asumir inmediatamente todos los movimientos que se dan en la sociedad. Hay puntos de apertura, que son personas. Personas que, aun estando en la academia, comprenden esta situación y tienen la suficiente inteligencia y visión como para abrir espacios de intercambio. Pero por desgracia en la academia también hay muchas personas en posiciones de poder cuya única preocupación es precisamente que las cosas no avancen. Es una pena. Y, cuando se trata de universidades públicas, es además una falta de responsabilidad porque esos espacios nos pertenecen a todos.

3: Tu aproximación a la creación es, de algún modo, interseccional pero seguimos con compartimientos bastante estancos. ¿Qué reacciones encuentras en el arte en el momento de, por ejemplo, hablar de biotecnología? ¿Y a la inversa?

Ptqk: El proyecto Soft Power ha sido un buen laboratorio sobre las posibilidades de interseccionalidad en el campo del arte. Como es un mundo con una necesidad voraz de novedad permanente, por lo general la recepción ha sido muy buena en cuanto a la temática: la intersección entre el arte y la ciencia hoy tiene muy buena recepción. Las reticencias vienen más por otro lado: el lado político, por llamarlo de alguna manera. Cuando, como artista, abordas un tema como por ejemplo el uso de organismos genéticamente modificados, es imposible no posicionarte. Incluso si no quieres, tu obra se va a situar en el marco de un fenómeno real, que afecta a la vida cotidiana, sobre el que todo el mundo tiene más o menos una opinión. Y ahí se abre todo el debate sobre la relación entre arte y sociedad, que es complejo.

Desde el lado de la ciencia, mi experiencia con Soft Power es que hay un interés pero muy limitado. Los cientítificos por lo general no consideran que los no-científicos tengan nada relevante que aportar. También hay bastante desconocimiento de las prácticas artísticas contemporáneas, una visión muy clásica de los lenguajes del arte.

4: Recuerdo tu fantástico Diario de Viaje para dOCUMENTA(13), algo así como una visita comentada a uno de los grandes eventos del arte. Decías que era solamente un rastro y no una crítica articulada. ¿Llegaría la crítica en un momento posterior? ¿Qué diferencias hay entre la crónica en los periódicos y un diario de viaje como el tuyo?

Ptqk: El diario de viaje no era un paso previo a la crítica articulada. Era mi crítica personal y voluntariamente no-articulada de algo que, de todas formas, solo me interesaba contar en ese modo subjetivo. Volvemos al tema de los registros. La crítica de arte tiene sus normas, el diario de viaje no, es un género informal en el que puedes mezclar el lenguaje de la crítica con referencias de otros campos o detalles personales que para tí, en ese momento, son igualmente necesarios para contar lo que quieres contar.

Quizás por influencia de las redes sociales, cada vez hay más demanda de relatos en clave personal. Y la verdad es que son más completos, te permiten contar muchas más cosas.

5: El pensamiento Queer y la base de feminismos están reformulando toda la idea de identidad personal hacia algo menos estático. Al mismo tiempo, tu blog ha pasado por distintas plataformas siguiendo, así, distintas estructuras para el contenido. ¿Ha marcado el contenedor el contenido y la aproximación a ello?

Ptqk: Igual me equivoco pero creo que no. La evolución del blog corresponde con mi propia evolución a nivel profesional, artístico, personal. Lo escribo desde hace 10 años, el cambio es inevitable. Además, mis campos de interés son muy variados y eso también se plasma en el blog. Hablo de tecnología o de teoría postconial o de lo que estoy leyendo en ese momento o de cosas que me pasan por la cabeza. Parece escrito por varias personas pero no: está escrito por una sola persona con un espectro de intereses bastante amplio a lo largo de diez años.

El hilo rojo que lo une todo es quizás ese tono del que hablábamos antes, que también ha evolucionado, pero creo que permite reconocer a la persona que hay detrás. La estructura, la organización de las secciones y demás cambia todo el rato. En mi casa siempre estoy cambiando los muebles de sitio, en el blog hago igual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: